Podcasts de historia

Marbury vs Madison

Marbury vs Madison

En cualquier lista de las decisiones más importantes de la Corte Suprema de EE. UU., Marbury v Madison está invariablemente cerca de la cima. Si bien el caso al principio parecía ser una pequeña objeción en la transferencia del poder de un presidente saliente al presidente entrante, Marbury transformó el papel de la Corte Suprema de una tercera rama del gobierno débil e ineficaz a un serio contrapeso al poder del Congreso y el Presidente.

La controversia

Según la Constitución, cada caso de la Corte Suprema debe comenzar con un evento precipitante. A diferencia del Congreso o el Presidente, la Corte Suprema es pasiva y debe esperar a que los ciudadanos formulen una demanda y que esa demanda surja en los tribunales inferiores antes de que la Corte Suprema pueda pronunciarse sobre un caso. Marbury No es diferente. Aunque el caso tuvo un impacto tremendo, la Corte Suprema todavía se estaba pronunciando sobre los hechos que se les presentaron.

En Marbury, se le presentaron a la Corte los siguientes hechos. En 1800, John Adams era el presidente en ejercicio, pero acababa de perder una elección presidencial ante Thomas Jefferson. En las pocas semanas que le quedaban en el cargo, estaba decidido a consolidar su legado antes de que Jefferson pudiera contrarrestarlo. Al salir, nombró a 60 nuevos jueces para los tribunales inferiores y otras posiciones legales, redactó documentos que informaban a los jueces de sus nombramientos y los confió a un amigo para que los entregara.

El día que dejó el cargo, algunos de los documentos de la cita no habían sido entregados. Thomas Jefferson asumió el cargo e inmediatamente declaró que cualquiera a quien Adams nombrara y que no hubiera recibido su comisión a tiempo ya no era nombrado. William Marbury, uno de los nombrados que no había recibido su comisión a tiempo, demandó. Quería que la Corte Suprema emitiera un mandamiento de mandamus, una orden que ordena al nuevo presidente que entregue los documentos para que pueda comenzar su nuevo trabajo.

Aunque la Constitución no mencionó el mandamiento de mandamus, Marbury señaló que el Congreso había aprobado una ley, la Ley Judicial de 1789, que le otorgó a la Corte ese poder. El argumento de Marbury era simple: había sido debidamente designado para un trabajo, había sido perjudicado y la Corte Suprema debía obligar al Presidente a corregir el error.

La decisión

El fondo del caso parece bastante mundano, entonces, ¿cómo Marbury v Madison convertido en un caso tan fundamentalmente importante? A través de un poco de ingenio por parte del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Marshall. Marshall era miembro del gobierno de John Adams, por lo que se encontró en una situación muy difícil. Como a menudo en política, sus lealtades estaban divididas, y parecía que se vería obligado a tomar una decisión que arruinaría para siempre sus lazos con uno u otro lado. Y entonces se dispuso a encontrar una tercera salida del dilema.

Para Marshall, había tres preguntas clave en el caso, a saber: ¿obtuvo Marbury con éxito su comisión? De ser así, ¿tenía Marbury legalmente derecho a recibir la comisión? Y finalmente, ¿puede la Corte Suprema emitir el mandamiento de mandamus para darle el remedio que busca?

Al responder la primera pregunta, Marshall descubrió que Marbury había sido nombrado legalmente para su nueva comisión. Según la ley, no era necesario que se entregue la comisión para que surta efecto legalmente. Pasando a la segunda pregunta, Marshall también descubrió que Marbury tenía un derecho legal a la comisión.

Sin embargo, lo que el Tribunal no hizo fue emitir el escritura. Al responder a la tercera pregunta, Marshall encontró una tercera forma de salir del dilema de la cita. Declaró que la Ley Judicial de 1789, que otorgó a la Corte Suprema el poder de emitir el escrito que Marbury buscaba, violó la Constitución. Los poderes de la Corte Suprema se establecieron cuidadosamente en el Artículo III de la Constitución, dijo, y se prohibió cualquier expansión de esos poderes. Por lo tanto, no emitiría la orden judicial, porque no tenía poder para hacerlo.

El impacto

Al declarar la Ley Judicial inconstitucional, Marshall estaba haciendo algo revolucionario. La Corte Suprema, por primera vez en la historia de Estados Unidos, estaba invalidando un acto del Congreso porque violaba la Constitución. Este proceso, llamado revisión judicial, no se menciona expresamente en la Constitución, pero es quizás el papel más importante de la Corte Suprema. Marbury es tan significativo porque presenta por primera vez este poder esencial.

En los dos siglos siguientes, la revisión judicial ha jugado un papel enorme en la historia de los Estados Unidos. El fallo transformó la corte: en los primeros días de la república, la Corte Suprema se consideraba aburrida e ineficaz. ¡Ahora tenía el poder de invalidar las leyes aprobadas por el Congreso! Ya que Marbury, se le ha pedido al Tribunal que anule miles de leyes. A menudo, por ejemplo, cuando se le pidió al Tribunal que invalidara las leyes de ObamaCare, el Tribunal rechaza y difiere al Congreso. Muchas veces, sin embargo, la corte será ejerce su poder para derogar leyes, como lo ha hecho en asuntos que van desde la tributación, hasta la reducción de derechos, hasta el poder del propio poder judicial.

Este poder no está exento de controversia. Después de todo, el Congreso es la rama más democrática del gobierno. Expresa la voluntad de la gente, que vota cada dos años para elegir legisladores. Parece obvio que el Congreso está dotado de mucha legitimidad para hacer leyes como mejor les parezca. Si la gente no está de acuerdo con un acto del Congreso, solo necesitan esperar 24 meses para echarlos. Por el contrario, el Tribunal Supremo no es elegido en absoluto. Son nombrados por el Presidente y mantienen su cargo de por vida. Son, se ha dicho, los menos rama democrática ¿Quiénes son ellos para anular la voluntad de la gente expresada por el Congreso?

Los tribunales no toman esta responsabilidad a la ligera. Gran parte del debate legal en Estados Unidos gira en torno a cuándo y cómo deberían intervenir los tribunales, y cuándo deberían detenerse. ¿Qué piensas? ¿Cuándo deberían los tribunales poder revocar una ley y qué límites debería haber? Si el Congreso aprueba una ley, ¿qué autoridad tienen los tribunales para anularla?

Artículos Relacionados

  • Corte Suprema

    La Corte Suprema de los Estados Unidos juzga los actos aprobados por el Congreso y el Presidente a través del sistema político. La tarea de la Corte Suprema es declarar si ...

  • Corte Suprema

    La Corte Suprema de los Estados Unidos juzga los actos aprobados por el Congreso y el Presidente a través del sistema político. La tarea de la Corte Suprema es declarar si ...

  • El presidente y el congreso

    La relación del presidente con el Congreso es vital para la política estadounidense. El federalismo y la Constitución claman que tanto el presidente como el Congreso trabajen de manera constructiva ...

Ver el vídeo: Supremacía de la Constitución: el caso de Marbury vs Madison (Abril 2020).